CÓMO PRACTICO LO QUE PRACTICO

por Dra. Leslie Carr, Psicología clínica

Recientemente me he enterado de que alguien a quién yo quiero mucho está enfermo.

Durante las semanas siguientes a recibir esta noticia, sentí muchas de las cosas que se espera que sentiría una persona en un momento como éste.  Tristeza. Miedo. Las emociones tienden a venir en oleadas y yo soy el ser humano que tiene que cabalgar esas olas.

Pero, además de ser humano también soy terapeuta y durante estas pocas semanas que han transcurrido he valorado ciertas cosas que conozco, o que he aprendido y lo mucho que me han guiado durante lo que simple y francamente han sido unos tiempos difíciles.

Como psicólogo escribo y hablo mucho sobre la importancia vital de permitirnos sentir nuestros sentimientos, porque en la vida nuestros retos emocionales más grandes vienen de negar y distorsionar nuestras propias vivencias.

Para mucha gente esto no es más que un reflejo natural -una sensación de buscar seguridad- pero lo que realmente hace es dificultar nuestra vida emocional y cómo manejarla.

Nos encontramos ante la gran orquesta a la que llamamos vida,  esa desorganizada, a veces fea, y asombrosa bella realidad que es la  vida.

¿Esconder sentimientos difíciles con el alcohol? Lo mínimo que te puede pasar es tener que aguantar la resaca del día siguiente. ¿Ir de compras? Bueno, la cuenta corre a tu cargo…

Si te juzgas a ti mismo por tener sentimientos, puedes también añadir cuestiones de autoestima a la lista… y si te fuerzas a “pensar en positivo” cuando no es auténtico, lo único que va a pasar es que tus emociones se escaparán por la puerta de atrás y cuando menos te lo esperes te sorprenderán. El hecho de negarnos nuestras emociones es una realidad con la que convivimos.

Y lo que es peor es que muchos, cuando la vida se pone dura, se sienten culpables si tienen un momento en que no se sienten tristes. Sienten que tienen la responsabilidad de vigilar que eso no pase.

Así que, tras esta noticia hice un voto sagrado: que no me “j*****a” a mí misma. Que sentiría mis sentimientos, positiva y negativamente, sin negarlos, evitarlos o juzgarlos.

Be the practice-street yoga© Alegría Pictures

Parece que es lo mínimo que se puede pedir, ¿estás de acuerdo?
Lo que es sorprendente es que si tú lo permites, las emociones te resbalarán; si no se adulteran ni se les pone trabas, las emociones no se quedan mucho tiempo.

La tristeza y la pena pueden reventar sobre nosotros como una ola, pero también vienen momentos de gracia: minúsculas muestras de alegría y de paz.

Y cuando todo está dicho y hecho, nos encontramos ante la gran orquesta a la que llamamos vida, esa desorganizada, por veces fea, y asombrosa bella realidad que es la  vida.

No me niego a ninguna parte de todo ello, y es así es como practico lo que predico.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

CUÁL
ES MI
PRÁCTICA?

Cuidar de mí misma es súper importante para mí, pero soy afortunada ya que al trabajar por cuenta propia y desde mi casa, me puedo permitir esa prioridad. Ni siempre ha sido tan fácil, pero hoy en día mi vida es más o menos así:

Todas las mañanas al despertar cojo algo de tiempo para mí misma. Dependiendo de cuándo tengo que empezar mi día, cojo más o menos tiempo, pero normalmente araño unos 45 minutos o una hora, por lo menos (y sí, ¡me despierto pronto para poder hacerlo! Normalmente a eso de las 6).

Durante este tiempo medito, leo algo que me inspire, y/o un periódico. Siempre enciendo una vela, siempre tomo un café y paso unos instantes pensando sobre las cosas por las que estoy agradecida, las cosas que estoy tratando de cambiar, y me fijo una intención para el día.

De ahí normalmente paso al modo trabajo/desayunar/prepararme, pero casi siempre consigo arañar algo de tiempo en el transcurso del día para hacer ejercicio. Por lo general es una combinación de bicicleta, yoga y caminatas.

Mi dieta es bastante sana, pero no de manera obsesiva. Como puedo hacer la mayor parte de las comidas en mi casa, normalmente me centro en ingredientes orgánicos e intento evitar alimentos envasados, o demasiado procesados. En general, desayuno huevos y aguacate y para comer tomo un smoothie. Para picar a veces tomo chocolate negro y frutos secos :). Y mi cena se compone de una combinación de marisco, verdura y arroz, con una pequeña copa de vino algunas veces. ¡Creo firmemente que el equilibrio es imprescindible en la vida! Y en tanto cuanto me es posible, trato de personificarlo.

Leslie Carr

Dra. Leslie Carr

La Dr. Leslie Carr es psicólogo clínico colegiada (PSI 25306) que escribe y da conferencias sobre salud mental, mindfulness, relaciones y cultura. Ofrece terapia y coaching tanto en San Francisco, como a través de Skype y el Lunes 11 de Junio esta realizando un taller en San Francisco Zen Center, San Francisco, USA llamado “Getting Unstuck: A Workshop on the Art of Creating Change”. Para más información y comprar tu plaza pincha aquí

Para más información consultar la página www.lesliecarr.com.