LA REFLEXOLOGÍA. UNA GRAN COMPAÑERA DE VIDA.

por Teresa Clemente, Reflexologa

La Reflexología llega a mi vida por casualidad, estando embarazada y buscando como mejorar el insomnio que tenía en aquel momento, y del que hacía culpable de mi falta de energía y de un cansancio tremendo que aumentaba a la vez que mi barriga. Por aquel entonces vivía en Londres, acudía a clases de yoga para embarazadas y fue la profesora quien me recomendaba una y otra vez que probara la Reflexología. En Inglaterra es una terapia de la que se beneficia mucha gente, culturalmente está muy integrada en sus vidas. Ella insistía en que podía ayudarme mucho a regular esa alteración del sueño. Y así fue.

Quién me iba a decir a mi que esa primera sesión iba a suponer un cambio tan grande y positivo en mi vida. En ese primer contacto con la Reflexología, me visualicé a mi misma haciendo ese mismo masaje. Fue curioso y determinante. En ese momento me vino a la cabeza mi familia, fue un pensamiento rápido, que en realidad cobra sentido cuando analicé el poder tan especial que tenía un acto tan sencillo como masajear los pies, un poder capaz de mejorar un problema de salud, y capaz de proporcionar una sensación de bienestar única. Supe que quería poderlo ofrecer a la gente que quiero. Más tarde, ese sentimiento se convirtió en la ilusión de compartirlo más allá de mi entorno para intentar ayudar con mis manos a quien lo necesitara, a mejorar su situación fuera cual fuese. Afortunada soy, pues son mis pacientes los que me enseñan a mi y de los que recibo muchísimo cada día.

Comprendí más tarde que la Reflexología, más allá de aliviar mi problema de insomnio, mejoraba mi estado de ánimo. Esta bonita terapia apareció en un momento personal difícil, y me hizo entender el significado de «Salud Holística» a la que se debe la Reflexología y que tiene en cuenta la importante conexión entre las emociones, la mente, el espíritu y el cuerpo físico. La salud holística integra todos estos aspectos y entiende que deben estar en equilibrio para alcanzar un completo bienestar y poder en consecuencia ser felices, que es al fin y al cabo por lo que luchamos todos.

Esta bonita terapia apareció en un momento personal difícil, y me hizo entender el significado de «Salud Holística» a la que se debe la Reflexología y que tiene en cuenta la importante conexión entre las emociones, la mente, el espíritu y el cuerpo físico.

Una pastillita, podía haberme ayudado quizás en aquel momento a dormir mejor pero en realidad eso hubiera solventado de manera puntual el síntoma pero no la causa, que en mi caso era esa situación difícil por la que estaba pasando y que muy posiblemente influía en mi sueño no reparativo.

A partir de ahí, la palabra «equilibrio» pasó a ser clave en mi vida. Sólo cuando hay un equilibrio entre cuerpo, mente y alma, conseguimos estar en calma y sentirnos bien.

Podríamos compararnos con una lavadora en su momento de centrifugado; vamos a toda velocidad por la vida marcados por un ritmo rápido. Igual que la ropa se pega en la superficie de la lavadora, nosotros tendemos a sentir apego por lo superficial. Mientras la ropa se pega a la puerta dando vueltas queda un hueco enorme en el interior. Y es así como muchas personas se sienten, moviéndose rápido de aquí para allá, pegados al móvil, al trabajo y a tantas cosas externas, mientras en su interior hay un hueco que nada es capaz de llenarlo.

© Alegría Pictures

La Reflexología ayuda a pararte, a desconectar de esa vida rápida para conectar contigo mismo durante un rato y relajarte. Aprender a relajar cuerpo y mente no es tarea fácil y sin embargo imprescindible. Ser consciente de que el terapeuta desde tus pies, está trabajando las energías y sustancias que tu propio organismo ya tiene, buscando armonizar los nueve sistemas que integran tu cuerpo para que actúen bajo el plan de acción que la propia naturaleza a elaborado. Te ayuda en este momento, a recordar lo que de verdad importa, tu salud. Tu salud holística.

La Medicina tradicional china define el «qi/chi» o «energía vital» como la energía de la vida, es la fuerza vital esencial. Es invisible y silencioso pero de su fuerza y equilibrio interno dependen la salud y la longevidad humana. Esta energía se mueve por el cuerpo a través de unos circuitos que se denominan meridianos y forman una red de canales invisibles que transportan el qi a los tejidos del cuerpo. Cuando la circulación de esta energía por estos meridianos deja de ser fluida ésta se estanca produciendo bloqueos energéticos, y esta falta de equilibrio de la energía es la que puede causar enfermedades.

La Reflexología, tiende a restablecer el equilibrio de la energía del cuerpo estimulando la autocuración, cuando tu cuerpo está preparado para esa cura. La Reflexología es un medio de redirigir y realinear las propias energías del cuerpo para que la persona llegue a un nivel de bienestar que permita a su propio cuerpo volver a su máximo vital.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido inquietud, incertidumbre, miedo, desconfianza,… La Reflexología promueve un cambio de energías, transformando esa energía destructiva en positiva; paz, tranquilidad, confianza, esperanza.

El principal cometido de esta terapia equilibrante es por tanto la alineación de energías en el cuerpo humano a fin de que éste encuentre el equilibrio funcional para el que fue diseñado y su diálogo con la mente sea armónico y constructivo.

Esta terapia nos aporta grandes beneficios:

– Potencia la salud y la capacidad de autorregulación y reparación del cuerpo.

– Ayuda a equilibrar tanto los órganos y sistemas del cuerpo, como la energía emocional y anímica.

– Estimula la circulación sanguínea, ayudando a eliminar toxinas y a irrigar nutrientes a todas las células del cuerpo.

– Estimula el funcionamiento de las glándulas endocrinas.

– Equilibra la energía vital (qi) del organismo y ayuda a combatir dolores musculares como de espalda, cuello, etc y puede ayudar a menguar dolores de cabeza.

– Con la Reflexología se potencian las defensas del cuerpo, fortaleciendo el sistema inmunológico.

Lo mejor de haber introducido la Reflexología en mi vida personal y profesional, ha sido la puerta que me abrió a conocer tantas otras formas de cuidarme a nivel holístico como el yoga, la alimentación y la meditación. Todo forma parte de un estilo de vida que sobre todo me ha permitido conocer a gente maravillosa que me inspira y de la que aprendo muchísimo.

Mi mayor aprendizaje hasta ahora ha sido entender que la felicidad está dentro de uno mismo y que la buena energía se contagia.

Las sensaciones no se pueden explicar, tienen que suceder. Y yo como Reflexóloga estoy ahí para favorecerlas.

CUÁL
ES MI
PRÁCTICA?

Dar las gracias cada día y valorar las pequeñas cosas. Intentar de corazón ponerme en el lugar de los demás para comprender y no juzgar.

Teresa Clemente

Teresa Clemente

Teresa Clemente es reflexologa y dueña de Puntos Reflejos. Formada profesionalmente en Reflexología Podal (con Renée Iglesias y  Mauricio Kruchik, este ultimo eminencia mundial en Reflexología aplicada a la maternidad en todas sus etapas; fertilidad, preconcepción y embarazo) y Reflexología Facial para la belleza en el Instituto Internacional de Lone Sorensen. Teresa tambiėn esta formada en Terapia Floral de la mano de Renèe Igelesias (los remedios florales de Bach están recomendados por la Organización mundial de la salud desde 1976).

Teresa apuesta por la Reflexología como un medio que ayuda a que tu cuerpo y tu mente dialoguen en armonía. Así lo aplica en su día a día como madre de dos hijos y amante de la vida.

La puedes encontrar en su consulta del centro de Madrid bajo cita previa.
www.puntosreflejos.com